Conducta Preventiva – La Habilidad Más Importante de Un Agente Secreto

conducta preventiva habilidad de un agente secreto

James Bond, Harry Palmer, Jason Bourne, Nikita, todos estos agentes secretos, tienen algo en común, eso es conciencia situacional o conducta preventiva.

En Golán sabemos que la conciencia situacional es la habilidad para observar el entorno y hacer evaluaciones detalladas del mismo. Tú también puedes poseerla. Es importante tener en cuenta que la conciencia situacional es ser consciente de tu entorno e identificar posibles amenazas y situaciones peligrosas, es más un estado mental que una habilidad.

Debido a esto, la conciencia situacional no es algo que solo pueda ser practicado por un agente secreto altamente capacitado o equipos de seguridad corporativos especializados. De hecho, esta puede ser ejercida por cualquier persona con la voluntad y la disciplina para hacerlo.

La conciencia situacional es simplemente saber lo que sucede a tu alrededor. Suena fácil pero requiere de mucha práctica. Como un agente secreto, en una situación de peligro, estar al tanto de una amenaza incluso segundos antes que todos, puede mantenerte a ti y a tus seres queridos a salvo. La conciencia situacional es en realidad otra palabra para la atención plena y desarrollarla te hace más consciente de lo que está sucediendo a tu alrededor y más presente en tus actividades diarias, lo que a su vez te ayuda a tomar mejores decisiones en todos los aspectos de tu vida.

conducta preventiva awareness

¿Cómo desarrollar conciencia situacional / conducta preventiva?
Utiliza lo aprendido sobre conciencia situacional dentro del Ciclo MIDA, te ayudará a comprender mejor. En su libro Principios de defensa personal, Jeff Cooper un experto en armas, diseñó un sistema de código de colores para ayudar a los guerreros a evaluar su forma de pensar en escenarios de combate. Cada color representa el estado potencial de conciencia y enfoque de una persona:

Para hacerlo más sencillo de recordar utilizaremos colores y los asociados a los estados de alerta:

Blanco = Distracción Riesgosa
Amarillo = Alerta Preventiva
Anaranjado = Amenaza Potencial
Rojo = Peligro Latente

Blanco, Distracción Riesgosa, se refiere a cuando no percibes las cosas que suceden a tu alrededor lo que te convierte en un blanco fácil y vulnerable a un ataque.

Para un conocimiento situacional óptimo Cooper recomienda siempre permanecer en la alerta Amarilla, Alerta Preventiva, donde no hay situación de amenaza específica pero tienes la cabeza alta y estás asimilando el entorno con todos los sentidos. Mantenerte relajado garantiza que mantengas un enfoque abierto, lo que permite obtener más información sobre lo que sucede a tu alrededor.

Anaranjado, Amenaza Potencial, toma una posición que minimice tu riesgo. Desarrolla un plan de contingencia efectivo.

Rojo, Peligro Latente, determina cómo actuar y acciona tu plan de contingencia, siempre según las circunstancias.

Ser más observador no es suficiente para dominar la conciencia situacional. Tienes que saber lo que estás buscando y luego poner esa información en contexto para que tenga sentido y se vuelva procesable.

Adquiere el hábito de hacer pausas regularmente para realizar una evaluación mental rápida de tu ambiente. Al hacerlo considera estas preguntas:

¿Hay algo a tu alrededor que represente una amenaza para tu seguridad? Si es así, ¿En qué medida?, ¿La amenaza es lo suficientemente grande para que dejes lo que estás haciendo? ¿Hay algo que puedas hacer para reducir de manera segura esa amenaza a fin de seguir con tus actividades?

El elemento principal para establecer la conciencia situacional es primero reconocer que existen amenazas. La ignorancia o la negación de una amenaza hacen que tus posibilidades de reconocer rápidamente una amenaza emergente y evitarla sea altamente improbable. Un segundo elemento importante de esta mentalidad es comprender la necesidad de asumir la responsabilidad de tu propia seguridad.

Otra parte importante es aprender a confiar en tu intuición; nuestro subconsciente puede notar signos sutiles de peligro, que la mente consciente tiene dificultad para identificar.

7 Consejos para mejorar tu conciencia situacional:

  1. Aprende a predecir eventos.
  2. Identifica elementos a tu alrededor.
  3. Confía en tu intuición.
  4. Evita la complacencia o comodidad.
  5. Sé consciente del tiempo.
  6. Evalúa continuamente la situación.
  7. Monitorea el rendimiento de los demás.

La conciencia situacional es importante para todos. Es importante que todos estén al tanto de su entorno y los riesgos potenciales que enfrentan, como un agente secreto; pero incluso las personas más experimentadas pueden carecer de conciencia situacional, especialmente cuando realizan tareas que se han convertido en rutina. No sólo es importante para reconocer las amenazas terroristas, sino que también sirve para identificar el comportamiento delictivo y otras situaciones peligrosas.

En Golán contamos con un seminario para personas que deseen aprender o reforzar su conocimiento sobre los principios de prevención, detección, control y acción en caso de llegar a estar en una situación de emergencia de origen criminal.

Si estás interesado en conocer más acerca de éste tema y cómo aplicarlo a tu entorno te invitamos a visitar este enlace sobre el Curso de Conducta Preventiva.

Alma Escandon

Experta en seguridad

2 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *